Mejoramiento ambiental del depósito de colecciones

Profesionales del CNCR asesoran al Museo Histórico de Yerbas Buenas

Fachada Museo Histórico de Yerbas Buenas Archivo CNCR (Naranjo, N. 2014)

Fachada Museo Histórico de Yerbas Buenas Archivo CNCR (Naranjo, N. 2014)

Fachada Museo de Yerbas Buenas Archivo CNCR (Naranjo, N. 2014)

Roxana Seguel, conservadora jefa del Laboratorio de Arqueología, y Natalia Naranjo, conservadora de dicha unidad, se reunieron con el equipo de trabajo del Museo Histórico de Yerbas Buenas con el propósito de establecer los lineamientos a seguir para mejorar las condiciones ambientales del depósito de colecciones.

22/09/2015

Fuente: Centro Nacional de Conservación y Restauración

El Museo Histórico de Yerbas Buenas es una institución de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM) ubicada en el pueblo homónimo, a 12 km al noroeste de la ciudad de Linares, en la región del Maule. El inmueble es Monumento Histórico desde 1984 debido a sus valiosas cualidades arquitectónicas e históricas, toda vez que acogió al brigadier Antonio Pareja el 26 de abril de 1813, cuando el ejército patriota sorprendió al ejército realista durante la guerra de la independencia.

El Laboratorio de Arqueología del CNCR ha venido trabajando en conjunto con el personal del museo desde el año 2012, con la finalidad de mejorar las condiciones de almacenamiento, manejo y control de las colecciones en depósito. El trabajo ha estado liderado por Jacqueline Elgueta, técnico en conservación del laboratorio, quien ha prestado asesoría en materias de registro, marcaje, embalaje y reorganización de colecciones, con un fuerte énfasis en la capacitación del personal encargado.

Adicionalmente, y desde el 2014, Natalia Naranjo asumió la responsabilidad de evaluar las condiciones ambientales de la zona de almacenamiento, con el propósito de optimizar la infraestructura existente y/o mejorar aspectos vinculados con la ventilación, iluminación y clima. Para tales efectos se realizó una visita de inspección en el mes de junio de ese año y se programó un monitoreo climático, cuyos resultados indicaron una alta variabilidad tanto para la humedad relativa como para la temperatura, en vista de lo cual se estableció una reunión de trabajo para discutir con el equipo del museo distintas alternativas para mejorar las condiciones ambientales del depósito.

Entre las actividades realizadas se destacan: a) presentación de los resultados del estudio climático e implicancias para las colecciones; b) visita al depósito del museo y análisis in situ de los principales problemas; y c) inspección del entorno del edificio y recintos aledaños factibles de habilitar como depósito de colecciones.

La reunión de trabajo concluyó con los siguientes acuerdos:

1. Continuar con el estudio climático del depósito, esperando conocer el comportamiento del recinto en el período primavera-verano, con el fin de determinar futuras acciones para su acondicionamiento.

2. Esperar los resultados que emanen de las nuevas gestiones que el museo tiene programadas para su desarrollo y crecimiento institucional, lo cual podría implicar la habilitación de nuevos espacios para el almacenamiento de colecciones.

Recursos adicionales

Materias: Conservación y restauración
Palabras clave: marcaje - reorganizaciónde colecciones - monitoreo climático - Registro
readspeaker