Pasar al contenido principal

CNCR asesora al Museo Alberto Hurtado

Realiza labores de conservación y embalaje a conjunto histórico del santo chileno

CNCR asesora al Museo Alberto Hurtado

Publicado el 28/03/2022
Recepción de contenedores Museo Alberto Hurtado
Sebastián Luco, director del Museo Alberto Hurtado, recibe contenedores de parte de la conservadora Bárbara Reyes T. (Naranjo, N. 2022. Archivo CNCR).
El Centro Nacional de Conservación y Restauración (CNCR) hace entrega de un importante conjunto de carácter histórico perteneciente al Padre Alberto Hurtado, cuya intervención tuvo como objetivo la conservación para su resguardo en el Museo del mismo nombre, ubicado en el Santuario en la Región Metropolitana

En las dependencias de la Unidad de Patrimonio Arqueológico y Etnográfico (UPAE), el Director del Museo Sebastián Luco de la Jara recibió cinco contenedores correspondientes al contexto funerario del Padre Alberto Hurtado que datan de 1952, año de su fallecimiento. Dada la importancia y el legado dejado por el Santo, es que el Museo y la Fundación Alberto Hurtado solicitan al CNCR el embalaje y conservación de dichos restos.

Según la información entregada por el Museo Alberto Hurtado estos serían parte de una donación realizada en el año 1995, año en que se llevó a cabo el traslado del cuerpo desde la Capilla de las Bienaventuranzas —primera sepultura— hasta el Mausoleo ubicado en el Santuario del Padre Hurtado en la comuna de Estación Central. Entre las piezas se encuentran fragmentos del primer ataúd, fragmentos textiles y restos bioantropológicos.

La intervención del conjunto estuvo a cargo de la UPAE y ejecutada por la conservadora Bárbara Reyes Trujillo, quien diseñó contenedores abatibles con tapa independiente y en su interior bandejas desmontables considerando factores como peso, dimensiones y estado de conservación; manteniendo en todo momento comunicación con el encargado del Museo Alberto Hurtado y sus colecciones.

Durante el 2019 el CNCR prestó asesoría técnica en temas de depósito y manejo de colecciones; y por tanto los embalajes confeccionados por la especialista son el producto de un trabajo desarrollado por el Museo para el mejoramiento y conservación de sus colecciones. Los embalajes tuvieron como propósito garantizar la conservación, almacenaje y manipulación.

Este proceso da cuenta de los nuevos desafíos profesionales y técnicos de la UPAE en el campo de la cultura y el patrimonio. Como dice una de las frases del Padre Alberto Hurtado, “elemento esencial de esta mística del trabajo es comprender que cada profesión no es solo un medio de ganar la vida sino también el ejercicio de una misión social”. Es así como desde el ámbito de la conservación y restauración se espera contribuir a la gestión integral de las colecciones que en este caso están bajo resguardo y protección de museos nacionales, siempre desde una perspectiva basada en el respeto y la participación.

Galería

Vista frontal del contenedor abatible con bandejas desplegables (Pérez, T. 2022. Archivo CNCR).

Vista frontal del contenedor abatible con bandejas desplegables (Pérez, T. 2022. Archivo CNCR).

Vista superior del contenedor abatible (Pérez, T. 2022. Archivo CNCR).

Vista superior del contenedor abatible (Pérez, T. 2022. Archivo CNCR).

Vista superior del contenedor abatible con bandejas desplegables (Pérez, T. 2022. Archivo CNCR).

Vista superior del contenedor abatible con bandejas desplegables (Pérez, T. 2022. Archivo CNCR).

Director del Museo, Sebastián Luco revisando los sistemas de sujeción de la bandeja con restos bioantropológicos, textiles y otros (Naranjo, N. 2022. Archivo CNCR).

Director del Museo, Sebastián Luco revisando los sistemas de sujeción de la bandeja con restos bioantropológicos, textiles y otros (Naranjo, N. 2022. Archivo CNCR).

Contenedores finalizados y resguardados en el depósito del Museo Alberto Hurtado (Luco, S. 2022. Archivo CNCR).

Contenedores finalizados y resguardados en el depósito del Museo Alberto Hurtado (Luco, S. 2022. Archivo CNCR).