Adaptación tecnológica

Lápiz a vapor para la intervención de obras en soporte de papel

Utilización del sistema de humidificación, archivo CNCR (Correa, S.2015)

Utilización del sistema de humidificación, archivo CNCR (Correa, S.2015)

Utilización del sistema de humidificación localizada en el Laboratorio de papel y Libros, Archivo CNCR (Correa, S. 2015)

Propuesta de un equipo de humidificación localizada altamente efectivo y a bajo costo.

26/10/2015

Fuente: Centro Nacional de Conservación y Restauración

A fines de los años 80, se lanzó en el mercado inglés el llamado "lápiz de preservación", sistema que permite la aplicación de vapor sobre una superficie, de manera controlada y dirigida. El vapor, que es despedido por la boquilla de una manguera conectada a un generador, tiene la ventaja de penetrar lentamente en el material a tratar y evaporarse de manera rápida, evitando así la saturación de humedad y la formación de manchas o aureolas.

Con el tiempo, este sistema ha demostrado ser eficaz para la intervención de objetos en soporte de papel. Es frecuentemente utilizado por restauradores para separar hojas pegadas, liberar elementos fijados con adhesivos solubles al agua, desprender emulsiones fotográficas adheridas a vidrios u otros materiales, reducir manchas y relajar el papel de manera local.

Este equipo está conformado por un humidificador ultrasónico que produce una cantidad regulable de vapor frío. Tras pasar por un sistema que permite aumentar su temperatura a voluntad, el vapor avanza por un ducto flexible hasta llegar a una boquilla por donde se libera al exterior.

Un equipo de este tipo tiene actualmente un costo de alrededor de US$1.500 más gastos de envío (no está disponible en el mercado local), monto que está al alcance de muy pocos. Esta situación motivó a crear una solución doméstica que permita obtener resultados similares a los logrados con el "lápiz de preservación", pero a un valor más asequible.

Se buscó en el mercado local un humidificador ultrasónico de pequeñas dimensiones. Se escogió un diseño con forma de "gota de agua", ya que la apertura que libera el vapor se encuentra en el extremo de la parte alargada del cuerpo, lo que facilita la conexión del equipo a una manguera por donde el vapor seguirá su curso hacia el exterior.

Tras probar la salida del vapor a través de diferentes tipos, diámetros y extensiones de mangueras, se comprobó que las características de esta pieza son determinantes para el buen funcionamiento del sistema. La manguera que mostró el mejor desempeño es una traslúcida, corrugada (fabricada para uso médico), de 150 cm de largo y 1,6 cm de diámetro en la base que se conecta al equipo, y 0,6 cm de diámetro en su extremo opuesto. Sus paredes permiten observar la condensación interior, lo que resulta muy útil a la hora de evitar goteos involuntarios. El corrugado aumenta la flexibilidad del ducto en comparación a uno liso, facilitando su manipulación y dificultando el deslizamiento del agua depositada por condensación, haciendo más improbable el goteo. Finalmente se observó que el diámetro del ducto es determinante; al ser muy pequeño, el vapor no logra salir por la apertura final, y si es muy grande se dificulta la adecuada fijación a la boquilla del humidificador, además de dispersarse el vapor expelido.

Al probar el funcionamiento del equipo, el cual trabajará solo en frío a diferencia del modelo original, se notó que la falta de peso del humidificador hacía muy fácil su volcamiento. Se fabricó una base de espuma de poliestireno expandido a la que se le agregó peso en su interior para mejorar la estabilidad de la pieza y se ahuecó para poder insertar la base del humidificador. De esta manera el equipo adquirió la estabilidad necesaria para mantenerse en pie, a pesar de los movimientos y cambios de posición que pueda experimentar la manguera durante el uso.

Es importante destacar que para la implementación de este equipo se utilizaron materiales de bajo costo, e incluso se aprovecharon desechos para fabricar la base estabilizadora; rescatando restos de espuma de poliestireno y piedras para darle peso. El resultado final tuvo un costo de $36.000 (US$53,27), es decir un 3,5% del precio de lista del equipo original.

Finalmente, se probó el equipo utilizándolo para llevar a cabo tareas de intervención de obras, algunas de las cuales se exponen a continuación:

-El dibujo "La atajada" de Pedro Olmos, perteneciente al Museo de Arte y Artesanía de Linares, se encontraba fijado a un segundo soporte por las cuatro esquinas del reverso. La aplicación del vapor dirigido activó rápidamente el adhesivo, permitiendo su desprendimiento. Además se observó que la condensación producida fue escasa y no constituyó un riesgo.

-La pintura "Paisaje" de la colección del Museo Nacional de Bellas Artes, fue realizada sobre una tela fina y de trama abierta que se encontraba casi completamente adherida a un soporte de papel friable. La aplicación de vapor localizado permitió desprender lentamente hasta las áreas más firmemente fijadas de la tela, sin mancharla ni deformarla.

Cabe recordar, que tras utilizar el equipo, es necesario vaciar el humidificador dejándolo sin agua en su interior y secar todo lo que se pueda la manguera. De esta manera, los materiales se mantendrán en buenas condiciones por más tiempo.

Comentario final

Existen en el mercado una serie de equipos diseñados para la intervención de obras en soporte de papel. Si bien, éstos no siempre constituyen herramientas de trabajo imprescindibles, su utilización puede facilitar y agilizar algunos procedimientos, permitiendo resultados muy satisfactorios.

El alto costo de esta tecnología, muchas veces impide que tanto instituciones como privados puedan tener acceso a ella. Por este motivo, la adaptación tecnológica con materiales que están al alcance, puede permitirnos contar con equipos similares, sin necesidad de llevar a cabo grandes inversiones. El valor de los materiales utilizados para desarrollar el equipo aquí presentado equivale a menos de un 3,5% del valor de referencia del producto original, lo que lo convierte en una herramienta ampliamente asequible.

El sistema de "humidificación localizada" desarrollado en el Laboratorio de Papel y Libros del CNCR no cuenta con un calentador de vapor tal como el modelo original. Si bien ésta es una desventaja ya que el aumento de la temperatura debiera agilizar la activación de las moléculas solubles en agua, el vapor frío también puede lograrlo, lo que quedó demostrado en pruebas realizadas con obras que se encontraban en proceso de restauración en el Laboratorio de Papel y Libros, obteniéndose resultados muy satisfactorios.

Galeria de imagenes

Recursos adicionales

Materias: Conservación y restauración
Palabras clave: papel - Humidificador - intervención - equipo - Conservación
readspeaker